Menu

Palabras del Dr. Mariano Rodríguez Rijo, presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE) En el Altar de la Patria, con motivo del Mes de la Patria

 DSC8379

Jueves 23 de febrero de 2017

Santo Domingo, D.N.

El pueblo dominicano conmemora en este año el bicentenario del nacimiento de uno de nuestros patricios, FRANCISCO DEL ROSARIO

SÁNCHEZ. El mes de febrero se ha designado como el mes de la patria, ello así, por ser este mes en el que se produce la hazaña heroica de la proclamación de la Independencia Nacional y la creación de la República.

 DSC8434

Ya desde julio del año 1838 con la fundación o creación de la sociedad secreta LA TRINITARIA un grupo de valiosos dominicanos, bajo la inspiración de Juan Pablo Duarte, insigne dominicano, paradigma de amor y entrega a los más nobles y sublimes ideales de libertad e independencia, todos comprometidos con los mejores intereses de la sociedad dominicana se habían constituido en guardianes del derecho de los habitantes de la parte oriental de la isla a crear un Estado libre e independiente.

El 27 de febrero de 1844 se proclamó la separación de Haití del territorio de la parte oriental, que pasó a llamarse República Dominicana. La ocupación de Haití y la incorporación de nuestro territorio habían durado 22 años. Es decir, desde el año 1822 hasta el 1844.

Los Padres de la Patria, exponentes y líderes del movimiento fundado por Juan Pablo Duarte bajo el nombre de SOCIEDAD LA TRINITARIA, nos han legado un pasado glorioso, la República, forjado en la lucha por los más nobles ideales de JUSTICIA Y LIBERTAD.

 DSC8370

Todos los dominicanos estamos convocados, de manera permanente, a rendir tributo de veneración a estos tres grandes dominicanos. Y con ellos, a todos los que les acompañaron para hacer posible el surgimiento de la nacionalidad dominicana y de un Estado libre e independiente.

En esta ocasión es de justicia reconocer a todos los hombres y mujeres que con su trabajo, dedicación, esfuerzo y ejemplo han contribuido a la consolidación de los valores que han servido de orientación a la sociedad dominicana para identificarnos como una NACIÓN de profunda convicción cristiana y amante del respecto a la dignidad humana, la paz y la solidaridad con nuestros conciudadanos y países hermanos de la comunidad internacional.

Nos convocamos a este Mausoleo, donde descansan las cenizas de estos paradigmas de la libertad. Aquí en el corazón de la Patria, en este Altar en el que arde de manera permanente la llama de los valores más puros, los que inspiraron a nuestros PADRES DE LA PATRIA, que forjaron nuestra nacionalidad, la República y la libertad del pueblo dominicano, venimos a renovar nuestro compromiso con los mejores intereses del pueblo dominicano.

Renovamos, de manera firme y hoy más convencidos que nunca, nuestro Juramento y compromiso, en nombre de la Augusta y Santísima Trinidad, ante los restos de los Padres de la Patria, que descansan en este Altar, de servir con todo nuestro ser, nuestra razón y ejemplo de vida, entregado al servicio de todos los hermanos para contribuir a hacer de nuestra nación la patria en la que soñaron nuestros patricios. En la que creen y creemos todos los que estamos comprometidos con la JUSTICIA, LA PAZ Y LA FELICIDAD de todas y todos los dominicanos y del UNIVERSO.

Presentamos nuestro trabajo, que durante cinco años de existencia hemos desarrollados en favor de las ciudadanas y ciudadanos que han necesitado de los servicios del Tribunal Superior Electoral.

Renovamos nuestros votos de cumplir con la misión que nos ha sido encomendada: tutelar las garantías para el ejercicio de los derechos de la ciudadanía y los derechos políticos electorales, administrando justicia en representación del pueblo, del que emanan todos los poderes, con el más absoluto apego a los principios y valores que rigen esta noble función.

Ante ustedes, Padres de la Patria, ante la memoria de todas y todos los dominicanos de buena voluntad que entregaron su vida, bienes y sacrificio, para mantener vivos la llama de la libertad y los valores que nos identifican y mantienen unidos como nación, y ante el pueblo dominicano, confirmamos el compromiso de cumplir con el deber de contribuir con el fortalecimiento de la democracia y del Estado Social y Democrático de Derecho.

“Sed justos lo primero si queréis ser felices”, sentenció Juan Pablo Duarte, el Padre de la Patria. Que éste sea nuestro norte, ser justos, ante cualquier situación, en todo momento. Si así lo hacemos habremos obrado a favor de la felicidad de nosotros mismos y la del pueblo dominicano.

Los invito a rendir tributo permanente a nuestros fundadores, honrando su memoria, tomando en nuestras manos y nuestras vidas los valores que guiaron a nuestros patricios en la lucha por la fundación de la República.

La mejor forma de honrar su memoria y manifestar nuestro agradecimiento asumiendo, de manera práctica, la vida y los compromisos públicos que la Nación ha puesto en nuestras manos, con auténtica vocación de servicio, con absoluta humildad, y con el convencimiento de que nos debemos al pueblo, al cual estamos obligados a rendir cuentas.

Tomemos la antorcha de la libertad y el compromiso de preservar y fortalecer los valores que han acompañado y caracterizado a este noble pueblo dominicano.

Que nuestros actos y nuestras decisiones contribuyan a la construcción de una sociedad cada vez más democrática, más justa.

Pido a la Augusta y Santísima Trinidad, que así como iluminó a los Padres de la Patria en sus ideales, en lucha por la libertad y en la independencia de las y los dominicanos, para que nos acompañe e ilumine para contribuir, con nuestra vida personal y pública, a la felicidad de nuestra nación.

 DSC8447

¡Que vivan los padres de la Patria. Que viva la República Dominicana!

¡DIOS, PATRIA Y LIBERTAD!

Nuestras redes sociales

Premio OX  icon-dominicana